Los historiadores y el «uso público de la historia»: vieJo problema y desafío reciente