La Ley de Secretos Oficiales, lastre para la investigación histórica