De los libros de viajeros a la historia urbana: el origen de una disciplina