El «nacimiento de los intelectuales»: algunos replanteamientos