El procurador agustino Eduardo Navarro y los regulares ante la crisis de Filipinas (1896-1898)