La historia en el quiosco: ¿una «revolución silenciosa»