Las exiliadas, de acompañantes a protagonistas