La formación de las Cortes (1808-1810)

Manuel Morán Orti
Resumen

Cuando las Cortes Generales y Extraordinarias promulgaron su revolucionario decreto de 24 de septiembre de 1810 no sólo señalaron el punto de partida de un proceso que ha durado hasta nuestros días, sino que se formalizaba también una ruptura -no meramente simbólica- con un pasado representado en lo que conocemos de manera general, como Antiguo Régimen. Ahora bien, las revoluciones no son la expresión más habitual del devenir histórico (Alvarez Junco ha recordado el natura non facit saLtum leibniziano) 1 ni surgen de manera aleatoria, a la buena de Dios: de ahí que una indagación integral sobre el origen y la naturaleza de esa quiebra, requiere el análisis de una multiplicidad de planos durante el tramo cronológico anterior, la confluencia entre el fin del equilibrio internacional dieciochesco y el deterioro estructural de la monarquía. Pero asimismo es claro, que merece especial atención el segmento político inmediato, pues es ahí donde se manifiesta el carácter súbito y traumático que da rango revolucionario a esta transformación en su totalidad.