Sobre las limitaciones historiográficas del primer carlismo