El «descubrimiento» de la guerra civil