Protesta, liga y partido: tres maneras de ser intelectual